La B√ļsqueda

La B√ļsqueda es un grupo de Rock de raices hispanas¬†formado a principios de 1985 en Palma¬†alrededor del nucleo principal¬†compuesto por¬†Xisco Albeniz (voz, guitarras), Javier Suarez (bateria) y Luis Escorcia (guitarra).
El trio ya desde sus inicios no se dej√≥ influenciar por los sonidos anglosajones como era habitual en la m√ļsica de la √©poca y¬†se¬†abrieron a¬†todo tipo de sonidos etnicos y populares. Sus influencias han ido siempre desde las cercanas raices mediterraneas a otras m√°s distantes tanto Hispanas, Norte-africanas, Negras, Sud-americanas, etc. A este sonido tan especial se le unirian¬†textos sobrios e intimistas.
Pocos meses despu√©s de su formaci√≥n se presentarian¬†al 3¬ļ Concurso Pop-Rock del Ayuntamiento de Palma. Para la ocasi√≥n se unir√≠an a Pedro Amengual (teclados), Xisco Fiol¬†(bajo) y Gerardo Adrover¬†(bateria) para completar el grupo con bajo y sintetizadores, pero en la preliminar del 19/04/85 en la sala Rosales no convencer√≠an al Jurado para conseguir su plaza para la Final. En estos primeros meses Gerardo alternaba con Javier Suarez su posici√≥n a la bater√≠a pero pronto dejar√≠a la banda.

Durante el a√Īo siguiente, siguieron profundizando en esos nuevos sonidos incorporando instrumentos de viento y nuevos ambientes.¬†Con nuevas canciones y¬†nueva formaci√≥n se presentaban de nuevo al Concurso Pop-Rock del¬†Ayuntamiento. En esta ocasi√≥n si que conseguirian su plaza a la final despu√©s de sorprender al Jurado en la preliminar del 30/05/1986 por su especial puesta en escena. En la final del 06 de Junio partian como favoritos La Granja pero la apuesta de La B√ļsqueda era para tener¬†muy en cuenta consiguiendo al final un meritorio 3¬ļ puesto. Su propuesta empezaba a cuajar aunque¬†muchos les clasificaban todav√≠a como Folk-Rock ante la imposibilidad de¬†encontrar otro adjetivo m√°s adecuado.
Entre sus conciertos de aquel a√Īo cabe destacar el que ofrecieron en Sa Pobla en el mes de Julio como teloneros de El Ultimo de la fila.

En el mes de Abril de 1987¬†probaban suerte de nuevo en el concurso del Ayuntamiento. En la noche del 30 de Abril en el Parc de la mar conseguirian su pase a la final en una preliminar muy re√Īida en la que conseguirian la sexta mejor puntuaci√≥n destr√°s de bandas como La Isla, Arde el Mar y Requiem. Para esta ocasi√≥n irian acompa√Īados por¬†los hermanos Aguil√≥, ¬†Xisco (bajo), Miguel Angel¬†(cello) y¬†Gabriel (trompeta). Sin embargo la noche de la Final del ¬†2 de Mayo la cosa fu√© muy diferente y su propuesta solo fu√© superada en la puntuaci√≥n del Jurado por Arde el Mar con una peque√Īa diferencia de 3 decimas.
Este segundo puesto no desanim√≥ en absoluto a La B√ļsqueda y entraron a grabar¬†su primera¬†maqueta en los estudios de Toni Fernandez. Con esta grabaci√≥n y pagandose el viaje con el dinero del premio,¬†se presentarian en Madrid con la intenci√≥n de conseguir el apoyo de alguna discogr√°fica. Este sonido mediterr√°neo con influencias populares convenci√≥ enseguida a Servando Carballar quien les firm√≥ contrato con DRO por 5 a√Īos.

Con el contrato discogr√°fico firmado entrarian a grabar su disco debut en los estudios Musitron de Madrid en el mes de Marzo de 1988, donde bajo la producci√≥n de Ram√≥n Godes, la direcci√≥n art√≠stica de Servando Carballar y la colaboraci√≥n de Miguel Angel Aguil√≥ (cello) y de Damian Timoner (trompeta) dar√≠an forma a su album debut, de nombre hom√≥nimo, ¬†que saldr√≠a a la venta en el mes de Agosto. En este album de 8 canciones incluirian las dos con las que se presentaron en el √ļltimo concurso, una de ellas una adaptaci√≥n sobre un poema de Federico Garcia Lorca, algo nada habitual en la √©poca.
El album debut contaria con muy buenas cr√≠ticas y fu√© presentado en directo a final de a√Īo en el Palau Solleric de Palma y en la sala El√≠geme de Madrid. Fu√© en esta sala madrile√Īa donde conocerian a J√©r√īme Brody, Franc√©s que quedar√≠a prendado por su sonido y que como director art√≠ctico de Nord-Sud-Polygram les facilitaria la oportunidad de editar el disco en Francia a trav√©s del sello Barclay. El disco se llegar√≠a a editar tambien en Mexico a trav√©s de la discogr√°fica Lejos del paraiso. En Espa√Īa este trabajo discogr√°fico empez√≥ a sonar con fuerza en distintas emisoras radiof√≥nicas y tambien tuvieron la oportunidad de presentarlas en distintos programas de TV durante el a√Īo 1989.
La edici√≥n Francesa sali√≥ a la venta en 1989¬†y¬†se llegaron a vender con el apoyo en la distribuci√≥n de Polygram m√°s de 15.000 copias, llegando alguna incluso al mercado Japones. Esta edici√≥n era algo diferente y conten√≠a s√≥lo 6 canciones, una de ellas titulada Una promesa, fu√© la elegida¬†como single y no era m√°s que la Canci√≥n de la desesperanza rebautizada. La presentaci√≥n oficial en directo en Francia fu√© el 22/10/89 en la sala Bataclan de Paris y debido a su buena acogida¬†no iba a ser el √ļnico concierto en el Pa√≠s. En el mes de Diciembre participarian en el prestigioso Festival Les Transmusicales de Rennes junto¬†Einsturzende Neubaten entre muchos otros. Por este prestigioso festival creado en 1979 han pasado en sus 30 a√Īos artistas de la talla de Nirvana, Sugarcubes, Stereo MC’s, The LA’s, James, Justice, Sonic Youth, Jamiroquai, Bjork, Suede, Portishead y tantos otros.
Al a√Īo siguiente (1990) les seguirian actuaciones en el Festival Printemps de Bourges, Festival d’√Čt√© de Nantes, Festival China Rock de Nancy, Festival Martigues-Port¬†de Bouc e incluso¬†llegarian a actuar en el Festival¬†Arezzo Wave en Arezzo (Italia). Una de estas participaciones en Festivales les llev√≥ a ser entrevistados por la MTV, la primera vez que ha salido un grupo Mallorquin¬†(y posiblemente Espa√Īol) en esta¬†conocida cadena musical Inglesa.

Continua…..

Continuar leyendo

La Granja (2ª Parte)

La Granja6El primer Lp de La Granja aparece a principios de 1987 recibiendo elogios prácticamente unánimes por parte de la crítica musical más avezada (Ruta 66, Rockdelux, Radio 3, etc.). La foto de portada del disco (los cuatro granjeros mirando a través de una pecera) pretende evocar una conocida escena de la película Rumblefish (La Ley de la Calle). El resultado final, no obstante, fruto del amateurismo que todavía impera en DRO por aquel entonces, apenas tiene que ver con la idea inicial.
Del Lp se extraen dos singles: el primero, con Sufro por ti en la cara A y un potente instrumental de título enigmático (Un día con Abeth) y riff de Xavier Escutia, en la cara B; el segundo single cuenta con Busco a Dolores Haze en la cara principal y una curiosa versión del Norwegian Wood de Los Beatles, que ellos titulan Dos Ritmos Salvajes, en la cara B. El resto del contenido del Lp está formado por nueve temas propios y una versión con letra en castellano (Un Buen Recuerdo) de una espléndida canción (Face to Face) de los tejanos Zakary Zacks (banda de finales de los sesenta, aficionada al blues sicodélico a lo Yardbirds)
El disco en s√≠ es un alarde de chuler√≠a y misoginia en lo referente a los textos, mientras que musicalmente es un conjunto heterog√©neo de canciones que van desde el garaje sesentero de Sufro por ti, Mi Perro Fiel, o Un Buen Recuerdo, hasta la sicodelia enso√Īadora de Barbarella, acerc√°ndose por momentos al Nuevo Rock Americano en Andr√©s Alc√°zar √≥ El Calor del Mar, o al power pop (Busco a Dolores Haze √≥ Escandalo en la Playa), e incluso un medio tiempo que toma prestados los arm√≥nicos de guitarra del ‚ÄúFor What is Worth‚ÄĚ, de Buffalo Springfield (Sin Mirar Atr√°s).
Es en ese momento cuando contactan con el representante¬†Paco Vicens, quien, a nivel insular, se ha venido encargando de las labores de management de la banda hasta hace pocos a√Īos, e inmediatamente se ponen a trabajar en lo que ser√°n las canciones de su segundo LP,¬†So√Īando en Tres Colores, que se registrar√° de nuevo con la ayuda de los hermanos Garrido en los estudios¬†Musitron, durante quince d√≠as del mes de diciembre del a√Īo 87. Es a partir de este √°lbum cuando empezar√°n a pensar en cada disco como un todo homog√©neo, a diferencia del primer Lp.

La Granja12

La acogida por parte de la cr√≠tica es mejor si cabe que con el primer disco. As√≠ y todo, el n√ļmero de copias vendidas, a pesar de experimentar una razonable mejor√≠a respecto del primero, no les permite jugar en la misma divisi√≥n que otras bandas (Los Ronaldos, La Guardia, etc.) asiduas de los omnipresentes y decisivos, por aquellos d√≠as, ‚Äú40 Principales‚ÄĚ. No obstante, en esa segunda divisi√≥n se mueven como pez en el agua, disfrutando de la credibilidad que un √©xito masivo posiblemente les hubiera privado. So√Īando en Tres Colores, es tal vez el disco de la Granja mejor valorado no solo por sus seguidores sino incluso por sus componentes. De hecho, los directos actuales se nutren de buena parte de sus canciones. All√≠ est√°n varios de los cl√°sicos de la banda:¬†Los chicos quieren diversi√≥n,¬†Por quien doblan las Campanas,¬†Chap Chap,¬†Vitamina D,¬†M√°s de Veinte A√Īos¬†y¬†Qu√© cerca veo el final¬†(una canci√≥n que, sin ser single, siempre ha gozado de un amplio reconocimiento por parte de su p√ļblico).
Para la foto de portada se fueron al desaparecido Prehistoric Park de Algaida y posaron con los dinosaurios de cart√≥n piedra que un d√≠a entusiasmaron a ni√Īos y ni√Īas antes de ser embargados por los acreedores.¬†Amparo Garrido, aguerrida y excelente fot√≥grafa, pint√≥ el cielo de amarillo y al animal de rojo, d√°ndole a la foto el toque on√≠rico y surrealista que requer√≠a el t√≠tulo: So√Īando en tres Colores (un verso de la estrofa de Violeta y Rebeca, canci√≥n incluida en el LP).

Continuar leyendo

La Granja (1ª Parte)

La GranjaEn el verano de 1981, tres alumnos de segundo de BUP del colegio Luis Vives de Palma, fans de la nueva ola, deciden formar un grupo que suene precisamente a eso, reparti√©ndose el protagonismo en funci√≥n del instrumento que cada uno toca en la asignatura de m√ļsica del colegio: como Kiko Riera toca mejor la guitarra que Juan Salvador Rodr√≠guez, el primero se dedicar√° a las seis cuerdas mientras que el segundo se contentar√° con las cuatro toscas cuerdas del bajo. Y claro, a Miguel Gibert, que toca la flauta, por pura l√≥gica le corresponde sacudir tambores y platillos, sin que nadie le dijera que por ser zurdo le hubiera sido m√°s f√°cil aprender montando la bater√≠a al rev√©s.

Los principios son desalentadores: el Sr. Rodr√≠guez, despu√©s de cuatro o cinco intentonas, deja de aparecer por el ¬°cuarto piso! donde ensayan. Mientras tanto, los otros dos pasan el tiempo intentando que lo que suena se asemeje m√≠nimamente a una canci√≥n, lo cual no consiguen hasta transcurridos varios a√Īos.
En el interín están a punto de inscribirse en el primer Mogollón celebrado en Sa Feixina, propósito que se trunca al astillarse el hueso del pie con el que toca el bombo el Sr. Gibert.
Por aquellos d√≠as, la protogranja (Kiko a la guitarra y voz y Miguel a las baquetas) se divert√≠a versionando de mala manera a los Ramones del Pleasant Dreams (You sound like you‚Äôre sick) y a los Nikis (Sangre en el Museo de Cera). Sus primeras composiciones propias no tardaron: ‚ÄúLa Invasi√≥n de los Alacranes‚ÄĚ, un suced√°neo infumable de ‚ÄúMario Encima del Armario‚ÄĚ de Siniestro Total, y otra algo m√°s sofisticada que llegar√°n incluso a estrenar en directo m√°s adelante.
Mientras tanto, por el local de ensayo (que por aquel entonces hab√≠a ascendido a un quinto piso) iban desfilando todos los amigos de clase del d√ļo, entre ellos un tal Guillermo Porcel, quien durante un tiempo se empe√Ī√≥ infructuosamente en tocar el bajo que Juan Salvador tuvo el detalle de acabar donando para la causa.
Convencidos de que hacía falta un bajista, nuestros amigos, por medio de un anuncio que colocan en Discos Jonch, contactan con Edi Moralejo (un guitarrista anglófilo de pintas after punk -con cresta y todo- y con aspiraciones de formar y dirigir su propia banda) quien, escasamente atraído por la propuesta, declina la invitación prácticamente desde el primer día.
Al poco tiempo, un tipo llamado Juli√°n, que acaba de disolver la banda en la que toca el bajo, Otra Dimensi√≥n (un correoso grupo influenciado por la nueva ola madrile√Īa, con cierto nombre en el panorama musical mallorqu√≠n), lee el anuncio y decide ofrecerse a nuestros amigos quienes, deslumbrados por el ‚Äúlustre‚ÄĚ del personaje, aceptan de buen grado.
Al principio todo encaja y, a instancias del nuevo bajista, no tarda en incorporarse al grupo Masi, guitarrista de Otra Dimensi√≥n y compa√Īero de farras de Juli√°n. Entre todos se decide que lo mejor ser√≠a continuar con dicho nombre, present√°ndose de esta forma ante ‚Äúel gran p√ļblico‚ÄĚ en la discoteca Corinto de la calle Bosque (hoy antro destinado al intercambio de parejas), que se dedic√≥ durante un corto espacio de tiempo a programar conciertos dedicados al entretenimiento de los m√°s modernos teenagers mallorquines de colegio de pago.
La actuaci√≥n, consecuencia de la inexperiencia y de la falta de medios, es un completo desastre y supone una decepci√≥n may√ļscula para todo el mundo (corregida y aumentada para los miembros del grupo). Tanto es as√≠ que la banda se desbanda, volviendo Kiko y Miguel a su ostracismo habitual, esta vez en un peque√Īo apartamento de la calle Bonaire. Tras varios ensayos se trasladan a un espacioso y l√≥brego s√≥tano de la calle Concepci√≥n que r√°pidamente se transforma en centro de acogida de amigos de clase ociosos.
No tardar√°n en llegar las nuevas composiciones, inspiradas esta vez en la onda siniestra tan de actualidad por aquel entonces, as√≠ que en el verano de 1.983, se deciden a grabar en los Estudios Digitals de Toni Fern√°ndez una maqueta con cuatro canciones donde Kiko, adem√°s de tocar la guitarra y el bajo, canta y a√ļlla con tes√≥n.
Dicha maqueta, que suena a unos sombr√≠os Gabinete Caligari de cuarta fila, es seleccionada a nivel nacional para una fase de clasificaci√≥n del Concurso Don Domingo junto a ‚ÄúPar√≠s La Nuit‚ÄĚ (quienes llegan a la final). Como no pod√≠a ser de otra manera, ‚ÄúLa Espera‚ÄĚ (ese es el pretencioso nombre que han escogido para presentarse al concurso) se queda en el camino y se sigue ensayando pacientemente.

El 84 es a√Īo de cambios, la onda siniestra se est√° quedando desfasada y aparecen nuevos grupos con guitarras arpegiadas y melod√≠as que invitan al optimismo: los REM del Murmur y Reckoning, Los Smiths, Lloyd Cole & the Commotions, etc. Esa nueva tendencia marcar√° definitivamente la forma de tocar la guitarra de Kiko y las futuras composiciones del grupo.
Mientras tanto, Edi Moralejo (quien finalmente ha conseguido formar su propia banda) empieza a dejarse ver por el local y a colaborar regularmente con Kiko y Miguel. Tanto es as√≠ que, al cabo de un tiempo, Los N√≥madas (as√≠ se llama el excelente grupo que comanda Edi) se trasladan al local de la calle Concepci√≥n. Como ya es hora de contar con un bajista definitivo y a Edi no parece atraerle la idea de tocar ese instrumento, Kiko y Miguel le proponen a Carlos Garau (un amigo de clase que est√° aprendiendo a tocar el bajo con un grupo de futuro no prometedor llamado Asociaci√≥n Berm√ļdez) que se una a ellos con vistas a presentarse al II Concurso de Pop Rock que organiza el Ayuntamiento de Palma.
Carlos acepta encantado y como cuarteto, con Edi tocando la guitarra y Kiko a la voz y guitarra, empiezan a prepararse para participar en el Pop Rock a celebrar en S‚ÄôEscorxador (antiguo matadero de la ciudad). Se inscriben con dos nombres (Historia de O y La Granja) para poder escoger d√≠a de preselecci√≥n (pr√°ctica bastante com√ļn en aquellos tiempos). Al final se decantan por el segundo nombre, en clara sinton√≠a con la est√©tica ranchera del Nuevo Rock Americano: el movimiento de moda, abanderado por bandas como los Long Ryders, los Beat Farmers, Rank and File, Rain Parade, etc.).
La Granja pasa por el dichoso concurso con bastante más pena que gloria, hasta el punto de que el grupo de futuro no prometedor, donde también toca Carlos, les supera en puntuación. Sus colegas de local, Los Nómadas, llegan con toda justicia a la final naufragando inmerecidamente en ella.
Como curiosidad, decir que ni las canciones que La Granja interpret√≥ en el matadero ni las de Los N√≥madas ten√≠an letras inteligibles, se cantaba en una especie de ‚Äúuachi uachi‚ÄĚ que, sobre todo en el caso de Edi Moralejo, resultaba bastante convincente.

Continuar leyendo